Cuartel de la paz

El cuartel de la paz es uno de las estructuras más hermosas de la ciudad y una de las pocas que se ha tenido cuidado en su construcción. Situada en el centro de la capital una gran pirámide se forma a la vista desde cualquier punto del poblado rodeado por varios obeliscos negros, decorados por varios detalles de oro y joyas preciosas. Para acceder a su interior se deberán subir incontables escaleras desde cualquiera de las cuatro caras, llegando a un largo pasadillo decorado por un millar de grabados que tratan sobre la guerra de los demonios, el cual termina en la zona central donde se encuentra una gran habitación con diferentes escaleras. Desde aquí el acceso se encuentra restringido a cargos importantes dentro de la sociedad o al ejército, llegando a salas privadas donde se reúnen.

Esta construcción fue diseñada para simbolizar la paz entre las grandes tribus de demonios y es un motivo de orgullo para la sociedad demoníaca, pues si no hubiera sido por la colaboración de todos en el pasado jamás se hubiera podido realizar tal proyecto. Los obeliscos negros que la rodean son en memoria de los muertos por la guerra para de esta manera jamás olvidarse de sus hermanos caídos.

Presentación en el Cuartel de la Paz

Participantes
Lumaria
Syhn: 0
Vida: 0
Simbiosis:
Turno #1
Escrito por Tektik » 27 Abr 2016, 19:41
Lumaria
100%
Hei'an
1
Personaje
0
¡Lleva 1210 días sobreviviendo en Safirya!
Usuario
Personaje
Mochila
Registrado: 1210

 

Ya estaba atardeciendo cuando el demonio llegó al poblado, momento del día en el que el los habitantes del desierto podían descansar un poco tras el claro infernal del mediodía y el frío gélido de la noche. Las calles estaban tranquilas y soplaba una leve brisa reconfortante.
Lumaria se dirigía a paso rápido hacia el cuartel, a pesar de su deseo de tomarse su tiempo y admirar las vistas. A pesar de las pocas veces que había estado en el poblado, fueron suficientes para memorizarlo debido a la fascinación que le provocaba la capital.
Al rato de recorrer las calles del poblado, finalmente llegó hasta la entrada del cuartel

"Aquí es. Espero que no me digan nada por entrar por mí mismo, pero si es así imagino que bastará con explicarme. Está bien...allá voy".
Lumaria accedió al interior del edificio, donde había varios guardias que no le dirigieron más que una mirada de curiosidad por ver quién acababa de entrar. El demonio también se puso a analizar el entorno con máxima atención en busca de algún guardia que estuviese apartado del resto, con la intención de preguntarle adónde debería ir. Puso su ojo sobre un guardia que estaba sentado a escasos metros de él, vigilando la puerta

"Le preguntaré a ese, que no parece mal tipo"

El demonio Lumaria se acercó disimuladamente al guardia y le dijo sin levantar mucho la voz:

Perdone, he venido por la petición de ayuda para combatir la rebelión, ¿dónde debo presentarme?

Una vez hecha su pregunta, Lumaria se quedó en silencio as la espera de la respuesta del guardia, el cual giró la cabeza ligeramente hacia él y le respondió:

La reunión de explicación de la misión ya fue hace varias horas, pero por aquel pasillo hay un guardia encargado de explicarle los detalles a los rezagados.

Una vez respondida la pregunta, el guardia volvió a posar su mirada sobre la puerta, ignorando a Lumaria

Muchas gracias señor.

Lumaria empezó a caminar por el pasillo que le habían indicado, maldiciendo por un lado su mala suerte de haber llegado tarde para la reunión, y por otra parte aliviado de que no fuera demasiado tarde.
Tras cruzar el pasillo, vio junto a la esquina una gran mesa con un guardia que parecía no tener mucho que hacer, y que Lumaria suponía, era el encargado de indicar los detalles de la misión. Así pues, Lumaria se acercó a él y le dijo:

Disculpe. vengo por lo de la misión de la rebelión.

El guardia, que parecía cansado de repetir explicaciones a los voluntarios que llegaban tarde, le comentó:

Se tienen noticias de una rebelión iniciada por dos demonios de intenciones desconocidas. Requerimos que al menos uno de ellos sea capturado con vida para obtener información. La última ubicación conocida que se tiene es la pradera roja, dirección a las islas Grezzil, pero se sospecha que pretenden cruzar el mar hacia Sinaan para refugiarse entre la facción Haske. Se pagarán 300 Skies por cada uno capturado vivo, 150 por cada uno muerto y se descontarán 50 por cada miembro Hei'an asesinado por los rebeldes. Como puedes observar en este mapa, hay tres rutas, siendo más peligrosa cuanto más corta sea. Se deja a la elección de cada uno la ruta a seguir. Eso es todo.

Dicho esto, el guardia volvió a acomodarse y a esperar a que llegase más gente.

Gracias por la información. Dijo Lumaria mientras ponía todo su esfuerzo en memorizar la información recibida.

Al demonio se le presentó un problema: había llegado con retraso para unirse a la misión y ya partía con desventaja, sin embargo, tampoco podía apresurarse ahora, pues la noche estaba a punto de caer, y no sobreviviría a una noche en el desierto sin refugio.

"¡Maldición! Ya he perdido suficiente tiempo, pero no puedo irme ahora, no podré salir del desierto antes del anochecer. Voy a tener que pasar la noche en el poblado...está bien, me despertaré temprano y tomaré la ruta corta. Espero que esta decisión no me salga cara..."

Una vez tomada su decisión, abandonó el Cuartel de la Paz y como no le quedaba dinero para pagarse una habitación en una posada, decidió pasar la noche en un pajar apartado del resto de edificios. No era el mejor lugar para resguardarse, pero al menos le servía para descansar y resguardarse del frío.
Y así, el demonio Lumaria pasó la noche, sabiendo que el día siguiente le aguardaba un duro viaje hacia la pradera roja.

Volver a “Cuartel de la paz”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado