Casa de la destrucción

Formada a partir de un pequeño montículo de roca cercano al poblado, se encuentra uno de los lugares más sagrados y espirituales de la sociedad de los demonios. Es en este lugar tan solo la raza residente tiene acceso libre y los extranjeros son mirados con reticencias debido a que creen que no son merecedores de la conexión con Jereth. Pero aún así se ha dado el caso que algunos han podido tener acceso siempre y cuando hayan demostrado ser de confianza para los altos cargos religiosos. Su interior es un gran templo esculpido a partir de la roca y que se adentra por el pequeño montículo, haciendo que conforme más interior te encuentres menos luz sea visible.

Regreso al pasado

Participantes
Thyren
Syhn: 30
Vida: 10
Simbiosis: 7
Turno #1
Escrito por Thyren Sinkratk » 05 Feb 2017, 15:57
Avatar de Usuario Thyren Sinkratk
100%
Hei'an
1
Personaje
0
¡Lleva 1061 días sobreviviendo en Safirya!
Usuario
Personaje
Mochila
Registrado: 1061

 

Imagen

Allí estaba él, Thyren. Un demonio que, de alguna forma, había conseguido que una de las mayores sectas de demonios fueran tras él y, aunque mucha gente ha pretendido ser testigo de lo que ocurrió, lo cierto es que nadie más que él sabe el motivo.

La secta de la creación, un grupo en constante crecimiento que pretende hacer creer a toda Safirya que quien realmente creó el mundo y a todas las razas fue Jetreth afirmando que ella es la única Diosa y que el resto de deidades son simples nombres a una creencia personal para que el resto de razas se sintieran queridos de forma individual. Los miembros de esta secta se hacen llamar "los acólitos de la creación" aunque comúnmente se utiliza solo la primera palabra y el líder del grupo radical se conoce como "el portavoz de la creación". Cada uno de estos miembros ha sido calificado con un ego por encima de lo que se consideraría normal lo que ha hecho que el consejo de los diez se preocupe por este tema y los mantengan bajo vigilancia por miedo a que decidan imponer sus creencias por la fuerza.


--------------------------------------------------------------------------

Todo ocurrió bastante rápido. Thyren estaba junto a su hermano en un punto del desierto no muy alejado del poblado Tyraniek pero lo suficiente como para que se perdiera entre el polvo y la distancia, parecían estar entrenando. Un grupo de cuatro demonios llegaron más tarde vestidos con largas túnicas y bastones que se elevaban medio metro sobre sus cabezas, el símbolo a sus espaldas los identificaba como la secta de la creación, hasta ese día no habían registros de que hubieran causado ningún problema así que no le di importancia aunque sí estuve atento a lo que ocurría. El hermano mayor, Kyren, apartó a su hermano alejándolo de los miembros de la secta y pude ver como les hacía un gesto para que se fueran de allí.

En un momento, casi en un parpadeo, inició una batalla de un poder que superaba al mío, soy un simple sacerdote al fin y al cabo, mis habilidades se centran en la sanación y protección. Me mantuve oculto a la espera de que finalizara el combate e intentar asistir las heridas de los dos demonios. Cuando finalmente los cuatro se fueron gravemente heridos me acerqué rápidamente pero Kyren había muerto y Thyren estaba inconsciente, al borde también de la muerte así que me los llevé a la Casa de la destrucción. Conservamos el cuerpo de Kyren para que, si el hermano sobrevivía, pudiera despedirse.

Al pasar de una semana de asistencia médica y vigilancia constante, finalmente despertó. No preguntó que había pasado o donde estaba su hermano por lo que era consciente de todo lo que había sucedido, lo único que pidió fue verlo antes de la cremación, así se le llevó pues era su derecho como demonio poder despedirse del cuerpo de su familiar. Dibujó una estrella con un ojo en su interior, el simbolo de la secta pero añadió, haciendo una herida en el lugar correcto, lágrimas de sangre. Me miró de reojo - Un sacerdote me salvó la vida, ¿cuantas posibilidades existen de que eso ocurriera? - Pausó pero desde luego, no esperaba mi respuesta - ¿Alguna vez decepcionaste a alguien? ¿Te han dado alguna paliza o habéis fracasado en vuestro cometido? Esos momentos son los que nos definen. Te empujan a ir más allá para conseguir lo que buscabas o alcanzar lo que buscas y te obligan a tomar decisiones a cualquier precio. Sacerdote, en varios años volveremos a encontrarnos pero en esa ocasión buscaré el perdón o la cremación pues habré acabado con cuatro demonios o ellos habrán acabado conmigo.

No tenía respuesta para aquello, al fin y al cabo, habían asesinado a su hermano y yo no era nadie para evitar que buscara la justicia que el pensaba poder inculcar. Solo espero que llegado el momento, el consejo haya dictaminado una sentencia de búsqueda y captura contra la secta así Thyren no será castigado por el asesinato de miembros de la raza pues las distintas versiones que se están dando ocultan la verdad.


Testificación nº6: Jiartk Herag, sacerdote de las artes sagradas.

Volver a “Casa de la destrucción”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado